¿Cómo cuidar la piel?

El cuidado comienza en la infancia, pero ese será un tema aparte, sí te diremos que es la etapa más crucial para la protección solar.

A toda edad, nuestro estado general se va a mostrar en la piel. Entonces, además de una adecuada higiene y protección solar, interesa una alimentación balanceada, dormir lo suficiente, aprender a manejar el stress y mantener un ejercicio físico continuado.

Sabemos que si pudieras cumplir todo, derrocharías salud y belleza y… tal vez no estarías leyendo esto. Pero pensalo como metas, a las cuales nos acercamos más o menos de acuerdo con cómo nos trate la vida.

Con el paso del tiempo se van produciendo cambios en la irrigación y las estructuras de la piel que hacen necesario intensificar los cuidados.

La diferencia por edades es aproximada porque varía de acuerdo a nuestro tipo de piel y estilo de vida.


Hacia los 20 años.

La adolescencia es una etapa de cambios, se produce una revolución hormonal y tu piel también va a sufrir esos cambios.

La higiene nocturna con un producto de limpieza profunda, ayuda a prevenir la formacion de comedones o “puntos negros”. Tu dermatologa te indicará cuándo comenzar a humectar.

El cuidado de tu piel en la adolescencia será el que determine que en el futuro tengas o no, un cutis saludable. Y parte de ese cuidado está dado por la protección solar.

La piel perdona, pero no olvida. Las quemaduras solares producidas antes de los 18 años son las más nocivas, aunque sus efectos se evidencien en la edad adulta.


Hacia los 35 años.

Pueden aparecer los primeros signos de cambios: líneas de expresión en el contorno de ojos y a los lados de la boca.

Para la higiene nocturna elegimos con asesoramiento entre loción de limpieza , agua micelar con , o toallitas demaquillantes, para dejar la piel en condicion de recibir la humectación aconsejada.


Hacia los 45 años.

Comienza leve pérdida de firmeza, los poros se hacen visibles, pueden aparecer defectos de pigmento y las líneas de expresión se profundizan.

Los recursos para tratar estos cambios son muchos, y la variada oferta puede confundirnos, pero vamos a elegir juntas los producto y métodos adecuados.


Hacias los 55 años.

La menopausia disminuye nuestros estrógenos y la producción de la humectación natural que es la secreción de sebo. La piel se muestra seca, se va afinando y su pigmentación puede ser irregular. La higiene debe ser efectiva pero delicada y las cremas seran más complejas para que aporten mas nutrientes.

Desde los 65 en adelante (y dada la expectativa de vida actual por suerte serán muchos años): Los cuidados no varían, pero deben ser más minuciosos y continuados.

En conclusión, habrás notado que es importante una buena higiene nocturna previa a la aplicación de productos especificos para cada edad y tipo de piel. Un peeling de higiene contribuye a dar una espectro pulcro y uniforme. Y a la mañana una buena hidratación y fotoprotección.

De acuerdo al grado de engrosamiento, localización y profundidad de las lineas de expresión y las alteraciones de pigmento, podemos incluir otros recursos como radiofrecuencia, mesoterapia, toxina botulinica y rellenos de ácido hialurónico. Los peelings profundos y los láseres suman para cuidados específicos.

El dermatólogo es el profesional que mejor conoce tu piel y puede ayudarte a cuidarla adecuadamente, consultanos!

Cuida tu piel, es la única que tenes!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *