Calcio

El calcio es el mineral más abundante en el
organismo.

El 99% se encuentra en huesos y dientes y un 1% en sangre, músculo y otros tejidos.

La masa ósea máxima se alcanza entre los 25 y 35 años de edad, luego comienza a disminuir a razón de 1 a 2% por año. Especialmente en la menopausia cuando disminuyen los estrógenos.

Funciones:

Compone huesos y dientes, interviene en la coagulación sanguínea, contracción muscular, transmisión nerviosa y presión arterial.

Cómo lo obtengo:

El calcio se absorbe mejor con alimentos lácteos (leche, yogurt, queso, ricota) porque está unido a proteínas que lo hacen más soluble, además la lactosa disminuye el ph intestinal favoreciendo su absorción.

Los alimentos de origen vegetal que se destacan por su contenido en calcio : almendras, avellanas ,vegetales de hojas verde oscuro y brócoli; también tienen fibra y oxalatos que disminuyen su absorción.

Otros alimentos con cantidades considerables de Ca son las sardinas y los cornalitos.

A considerar: La proteína de las carnes y el sodio aumentan su excreción urinaria y, a su vez, el Ca disminuye la absorción del hierro de las carnes. Por esto, combinar lácteos con carnes no es la mejor opción.

La relación calcio y vitamina D:

Para que el calcio sea absorbido adecuadamente por el organismo, también debo obtener suficiente vitamina D. Muchos productos lácteos y cereales son enriquecidos con vitamina D; además, la vitamina D es producida por el organismo cuando es expuesto a la luz del sol.

Si no me expongo a la luz del sol con regularidad, puedo necesitar suplementos de vitamina D.

Deficiencia: Disminuye la densidad ósea generando huesos quebradizos y frágiles.

Si no ingerimos suficiente calcio, el cuerpo lo obtiene
removiéndolo de los huesos lo que es desfavorable para la
salud ósea.

La falta de calcio causa osteoporosis, la cual constituye la primera causa de las fracturas de cadera. De hecho, la palabra “osteoporosis” significa “huesos porosos”. Se produce la disminución progresiva de la masa ósea con el pasar de los años y hace que los huesos se vuelvan frágiles, por lo que pueden romperse fácilmente. Es sumamente importante (especialmente para las mujeres) obtener suficiente calcio a lo largo de la vida, especialmente después de la menopausia. Las mujeres tienen un riesgo mucho más elevado de padecer
osteoporosis, pero los hombres también pueden desarrollarla.


Prevenir la osteoporosis depende de dos factores principales:

– Obtener la mejor fortaleza ósea en los primeros 30 años de vida.

– Limitar la pérdida de masa ósea en la adultez.

Ambos factores se logran con una alimentación
equilibrada y el ejercicio físico.

Lea la etiqueta para averiguar cuánto calcio hay en los alimentos que escoge.
5% de VD o menos es bajo en calcio
20% de VD o más es alto en calcio
• Seleccione alimentos que sean altos en calcio lo más a menudo posible.

Resistencia a la insulina y diabetes 2

Los cambios invisibles en el cuerpo empiezan mucho antes de que se le diagnostique diabetes tipo 2 a una persona.

Eso es a la vez una mala noticia (sin síntomas no sabe que la tiene) y una buena noticia (se puede prevenir o retrasar si estás en riesgo). ¿Cuál es uno de los más importantes cambios que no se ven? Resistencia a la insulina

La insulina es un factor clave para presentar diabetes tipo 2. Esta hormona vital (no puede sobrevivir sin ella) regula el azúcar en la sangre (glucosa) del cuerpo, un proceso que es muy complicado.-

Los alimentos que consumimos se transforman en glucosa.
– La glucosa entra al torrente sanguíneo, lo cual le indica al páncreas que libere insulina.
La insulina ayuda a la glucosa a entrar a las células del cuerpo para que pueda ser usada como energía.
La insulina también le indica al hígado que almacene la glucosa para usarla más adelante.
La glucosa entra a las células y los niveles de glucosa en sangre disminuyen, indicándole a la insulina que también disminuya.
– Los niveles más bajos de insulina alertan al hígado para que libere glucosa almacenada, de modo que la energía siempre está disponible, aunque no haya comido durante un tiempo.

Esto ocurre cuando todo funciona sin problemas. Pero este sistema tan preciso puede descontrolarse rápidamente de la forma siguiente:

Mucha glucosa entra al torrente sanguíneo.
El páncreas bombea más insulina para hacer entrar la glucosa a las células.
Con el tiempo, las células dejan de responder a toda esa insulina, es decir, se han vuelto resistentes a la insulina.
El páncreas continúa produciendo más insulina para tratar de que las células respondan.
– A la larga, el páncreas no puede mantener el ritmo y la glucosa sigue aumentando.

Entonces?

Mucha cantidad de glucosa en sangre es muy dañina para el cuerpo y se necesita que entre a las células tan pronto como sea posible. También hay mucha insulina diciéndole al hígado y a los músculos que almacenen glucosa. Cuando están llenos, el hígado envía el exceso de glucosa a las células adiposas para que la almacenen como grasa corporal.

Hay aumento de peso. Y lo que es más grave, las condiciones están dadas para la diabetes tipo2.

¿Cómo saber si sos es resistente a la insulina? No hay una prueba única que lo indique, pero si tenés niveles altos de glucosa, niveles altos de triglicéridos (una especie de grasa en la sangre), niveles altos de colesterol LDL (“malo”) y niveles bajos de colesterol HDL (“bueno”) el riesgo es alto.

Información importante: La diabetes tipo 1 es diferente: es causada por una reacción auto inmunitaria (el cuerpo se ataca a sí mismo por error). Las personas con diabetes tipo 1 no producen suficiente insulina y necesitan tomarla para sobrevivir.

POR QUÉ A MÍ?

No se sabe exactamente qué causa la resistencia a la insulina, pero los antecedentes familiares de diabetes tipo 2,
el sobrepeso (especialmente alrededor de la cintura)
y la falta de actividad física pueden aumentar el riesgo.

No es necesario tener sobrepeso para presentar resistencia a la insulina. No se puede saber si una persona tiene resistencia a la insulina con solo verla.

Si tenés resistencia a la insulina, querrás conseguir lo opuesto: ser más sensible a la insulina (las células son más eficaces para absorber la glucosa en la sangre, por lo que se necesita menos insulina).

La actividad física te hace más sensible a la insulina, una de las razones por la que es fundamental en el manejo de la diabetes (¡y de la buena salud en general!). No esperes hasta que te diagnostiquen la diabetes para empezar a ser más activo.

La pérdida de peso también es importante, tanto como evitar niveles altos de glucosa en la sangre, reducir el estrés y dormir lo suficiente (la actividad física también puede ayudarte a dormir mejor).

Estos cambios de estilo de vida funcionan .Comenzá hoy un estilo de vida saludable!!!!!

REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES EN LA TERCERA EDAD

La población de adultos mayores está aumentando progresivamente como
consecuencia de la mejoría de la esperanza de vida. La malnutrición se relaciona con un aumento de enfermedades y mortalidad, sobre todo en las
personas en edades extremas. Por esto, en la tercera edad es imprescindible mantener un estado nutricional adecuado para aumentar la longevidad y para mejorar la calidad de vida.

CAUSAS DE MALNUTRICIÓN EN
LA TERCERA EDAD

Los adultos mayores son un grupo con riesgo de desnutrición debido a una
serie de cambios fisiológicos, sociales, económicos y psicológicos relacionados
con el proceso de envejecimiento. Esta malnutrición favorece la aparición
de enfermedades
que a su vez repercutirán negativamente en el estado
nutricional, instaurándose de esta manera un círculo vicioso malnutrición-enfermedad.

A. Causas fisiológicas

1. Cambios en la composición corporal: Reducción de la masa magra, principalmente en músculo y hueso. Aumento de la masa grasa. Disminución del agua corporal total. Disminución dela masa ósea.

2. Menor gasto energético por disminución del metabolismo basal y de la
actividad física.

3. Deterioro de los sentidos del gusto, olfato y vista.

B. Causas psicosociales

1. Soledad, aburrimiento, depresión.

2. Limitación de recursos económicos.

3. Ingreso en instituciones (residencias, hospitales).

4. Aislamiento, dificultad para el transporte.

C. Causas patológicas

1. Enfermedades agudas o crónicas.

2. Toma de medicamentos continuada que interfiere con la ingesta, absorción y
metabolismo de algunos nutrientes.

3.Discapacidades que limitan la preparación de los alimentos y comportan una
menor actividad física.

REQUERIMIENTOS
NUTRICIONALES

Las necesidades energéticas son menores que en el joven debido fundamentalmente a la disminución de su masa muscular y de su actividad física. Se ha observado que al menos el 40% de los ancianos de más de 70 años ingieren menos de 1500 Cal/día.

Sin embargo, este aporte energético es insuficiente para cubrir las necesidades de micronutrientes, así como para mantener un cierto grado de actividad física que combata la disminución de masa muscular y ósea.

Déficit de micronutrientes

Los déficits de vitaminas y minerales favorecen el riesgo de infecciones, de
enfermedades crónicas y de trastornos psicológicos. Generalmente sus
alteraciones se deben a una disminución de la ingesta, interacción con medicamentos,
consumo de alcohol y aclorhidria o hipoclorhidria (menor secreción de jugos
gástricos).

Por lo tanto, aunque las necesidades energéticas son más bajas, debe
asegurarse el aporte suficiente
para cubrir los requerimientos en vitaminas y
minerales .Para lograrlo es necesario evaluar en forma personalizada,
planeando, si es necesario, el refuerzo de algunos nutrientes.

PROTEÍNAS

El aporte de proteínas puede verse comprometido por múltiples causas tales
como los trastornos de la masticación, cambios en las preferencias, costo elevado de los alimentos proteicos, alteraciones digestivas y procesos patológicos intercurrentes.
El déficit de proteínas produce múltiples complicaciones:

•Disfunción del sistema inmunitario.
•Aparición de edemas y úlceras
•Mayor número de infecciones.
•Mayor pérdida de masa muscular
•Astenia, depresión e inmovilidad

Veamos cuál es la proporción de proteínas en relación a carbohidratos y grasas. La siguiente imagen muestra cual sería la distribución equilibrada de nutrientes para un adulto mayor sano. Remarcamos el estado de salud, porque estos requerimientos pueden variar si la persona padece enfermedades, sobre todo crónicas. Por ejemplo el consumo de proteínas debe disminuirse si se padece enfermedades renales.

Distribución de la dieta equilibrada

Se necesita un aporte de grasa adecuado como fuente de energía, vehículo de
vitaminas liposolubles y también para mejorar el sabor de la comida.

La ingesta de carbohidratos debería ser aproximadamente el 50-55% del total
calórico de la dieta, con mayoría de carbohidratos complejos y restricción de
los simples. Es importante recordar que los ancianos pueden presentar
intolerancia a la lactosa, con molestias digestivas e incluso diarreas.
Carbohidratos complejos son

FIBRA

Las dificultades de masticación pueden provocar un rechazo a las frutas y
verduras crudas con la consiguiente disminución de la ingesta de fibra. La falta de fibra puede agravar algunos de los problemas frecuentes en esta edad como el estreñimiento, el uso de laxantes y la presencia de divertículos. Obtenemos fibra a partir de frutas, verduras y legumbres.

VITAMINAS

Las vitaminas son sustancias imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. Ya que el hombre es incapaz de sintetizarlas, es necesario que su aporte a través de la dieta sea adecuado y suficiente. Existen numerosas causas que favorecen la aparición frecuente de déficits vitamínicos, tales como:

• Aporte calórico insuficiente.
• Dietas excesivamente restrictivas en grasas.
• Rechazo de frutas y verduras.
• Disminución del apetito.
• Mala preparación y conservación de los alimentos.
• Excesivo uso de laxantes.
• Ingesta de medicamentos.
• Patología aguda y/o crónica.

Todo ello, conjuntamente con la alteración del metabolismo de la vitamina D, provoca que los niveles de vitamina D y, en consecuencia, de calcio sean insuficientes para la conservación del hueso y hagan necesario la valoración de incluir suplementos.

Los requerimientos de vitamina K pueden estar aumentados en las personas con patología crónica, insuficiencia renal y tratamiento antibiótico o laxante prolongados.

La concentración de vitamina B12 suele estar disminuida debido a la elevada
prevalencia de gastritis atrófica y a la interacción con fármacos y a la ingesta de fármacos como la cimetidina.
Los requerimientos de vitamina B6 pueden estar aumentados por interacción con algunos fármacos como Anticonvulsivantes, antidepresivos y antihipertensivos.

MINERALES

El aporte de minerales puede verse comprometido debido a las mismas
causas que en el caso de las vitaminas: menor apetito, dificultad de masticación, alteraciones endocrinas, digestivas y renales, e interacción con fármacos.

Con la edad, la absorción de Calcio va disminuyendo en relación con la
disminución de la secreción ácida gástrica y los niveles más bajos de
vitamina D. Además la disminución de la actividad física y la menopausia
favorecen la pérdida de masa ósea.

Algunas enfermedades y medicaciones como los diuréticos pueden provocar un déficit de Magnesio y, en consecuencia, un mayor riesgo de síndrome de fatiga crónica, enfermedad cardíaca, osteoporosis y diabetes.

El déficit de Hierro es un problema frecuente. Existen numerosos factores predisponentes de su carencia, tales como la hipoclorhidria, las microhemorragias crónicas y el consumo pro longado de antiácidos y antiinflamatorios.

La ingesta de Zinc suele ser inferior a sus recomendaciones. Su déficit se asocia a una disminución de la inmunidad y de la cicatrización de las heridas, así como a una pérdida del gusto que disminuye aún más la ingesta.

El Selenio, que forma parte del sistema antioxidante del organismo, también puede estar disminuído por una ingesta menor de alimentos proteicos como la carne.

El Cromo es un cofactor de la insulina imprescindible para el metabolismo de la
glucosa y de los lípidos, cuyo aporte suele ser insuficiente en la dieta.

IMPORTANCIA DE LA HIDRATACIÓN

El adulto mayor suele beber menos agua como consecuencia de la pérdida de la
sensación de sed y de frecuentes alteraciones de la deglución o disfagia.
Para evitar las complicaciones de la deshidratación y asegurar una hidratación adecuada es imprescindible potenciar la ingesta regular de agua y de otros líquidos como jugos y sopas. En los casos en que existe disfagia (dificultad para tragar) es muy útil poder aumentar la consistencia de los líquidos mediante el empleo de espesantes.

Las complicaciones derivadas de la malnutrición pueden evitarse con la adecuada vigilancia nutricional y la indicación oportuna de suplementos nutricionales.

¿Qué es la microbiota?

Existe un creciente interés científico en el estudio de la microbiota.

Pero… Qué es la microbiota?

Microbiota : población microbiana que se encuentra en diferentes sitios del cuerpo humano.

Diferentes bacterias viven en diferentes partes del cuerpo. Existe una microbiota oral de la boca, una microbiota de la piel que tiene muchas subcategorías (axilas, nariz, pies, etc.), y una microbiota intestinal.

La microbiota tiene un importante papel en la salud. Existe una interacción entre el humano y su microbiota. También existe un equilibrio entre esta población de microbios.

Si estas relaciones se alteran se producen enfermedades.

Una microbiota equilibrada con bacterias beneficiosas y probióticas mantiene saludable el revestimiento intestinal.

Algunos de estos microbios producen sustancias que tienen un efecto positivo en el humano, incluyendo acciones antiinflamatorias y antioxidantes, la regulación de la función de barrera del intestino y la producción de vitaminas y fuentes de energía.

También interacciona con la mucosa intestinal, interviniendo en el buen estado del sistema inmunológico (sistema de defensa).

Se ha demostrado que una micobiota equilibrada participa en el mantenimiento de un peso corporal saludable.

La composición de la microbiota intestinal comienza al nacer y alcanza su máxima diversidad en la adolescencia, permaneciendo estable hasta las últimas etapas de la vida, cuando la microbiota pasa a tener menor diversidad y estabilidad.

Los humanos tenemos cientos de miles de millones de microbios en el intestino, una cifra que se calcula es 10 veces superior al número de células del cuerpo humano. El intestino tiene distintos sectores. En el colon habita la mayor parte de la microbiota intestinal.


La composición de la microbiota intestinal comienza al nacer y alcanza su máxima diversidad en la adolescencia, permaneciendo estable hasta las últimas etapas de la vida, cuando la microbiota pasa a tener menor diversidad y estabilidad.


Los humanos tenemos cientos de miles de millones de microbios en el intestino, una cifra que se calcula es 10 veces superior al número de células del cuerpo humano. El intestino tiene distintos sectores. En el colon habita la mayor parte de la microbiota intestinal.

El Proyecto del Microbioma Humano, tiene como objetivo conocer la diversidad y abundancia relativa de la microbiota en diferentes sitios anatómicos, y su papel en la salud y la enfermedad de los seres humanos.

La dieta representa un papel fundamental en la composición de la microbiota intestinal.

Cuando el equilibrio entre estos microrganismos está alterado, se produce una DISBIOSIS, estado que entorpece los efectos benéficos de la microbiota.

Tratamiento reconstituyente de la microbiota: La biótica

Hay muchos productos disponibles en el mercado, en su mayoría de venta libre, que pueden modular el microbioma intestinal, como los prebióticos (compuestos que pueden fomentar el crecimiento de una especie intestinal sobre otra), los probióticos (especies biológicas beneficiosas) y, los simbióticos (combinaciones de prebióticos y probióticos ).

Esto ha dado lugar a la expansión industrial y un mercado que en Estados Unidos se calcula asciende a

millones de dólares anuales. Muchos productos probióticos de venta libre son cultivos vivos de microorganismos, como Lactobacillus acidophilus, Saccharomyces boulardii y Bifidobacterium.

Los probióticos también están en algunos alimentos, como los yogures y las bebidas cultivadas.

Estos compuestos suelen recomendarse para mejorar la digestión o en el tratamiento de los síntomas de fatiga crónica, para los cuales los datos clínicos aún están en estudio. Aunque existen algunas contraindicaciones, en general, el uso de los probióticos es seguro.

En resumen, la microbiota intestinal es esencial para el mantenimiento de la salud y puede estar alterada en distintas enfermedades. Su composición y su función se encuentran en pleno estudio.

Una alimentación equilibrada en nutrientes y con cantidad suficiente de fibras es necesaria para mantener una flora intestinal saludable.

Vacunas y COVID19

En el mes de diciembre de 2020, había más de 200 vacunas en desarrollo para COVID19. De ellas, al menos 52 ya estaban en fase de estudio en humanos.

Cuáles son los diferentes tipos de vacunas?

Existen 3 formas principales de diseñar una vacuna. La diferencia radica en si se utiliza un virus o bacteria entero, sólo las partes que estimulen el sistema inmune, o sólo el material genético del microrganismo.

Informe de la ANMAT sobre la vacuna Sputnik V

La ANMAT pone a disposición el informe elevado al Ministerio de Salud de la Nación sobre la vacuna Sputnik V.

El día 23 de diciembre en el marco de la Ley 27573, esta Administración Nacional, elevó el informe de recomendación IF-2020-89983542-APN-ANMAT#MS sobre la vacuna Sputnik V, al secretario de calidad en salud, Dr. Arnaldo Medina, a los efectos de que el Ministerio de Salud de la Nación resuelva en virtud de sus facultades.

En el mismo se menciona que las visitas a las plantas, comunicadas el día 10 de diciembre, con el objetivo de realizar verificación técnica de los establecimientos y los procesos de fabricación utilizados en los productos, arrojaron como resultado que las mismas son aceptables y compatibles con lo establecido en normativa vigente en la República Argentina.

De igual manera, habiendo recibido de manera secuencial la información correspondiente, según lo establecido en el procedimiento para la autorización de emergencia, se indica que “la información disponible en el corte preliminar muestra seguridad y una eficacia en un rango mayor al aceptable, así como también indica que no se han presentados eventos adversos graves, ni falta o menor efectividad en los diferentes grupos etarios para los cuales está indicada actualmente.”

Finalmente concluye que: “Por lo ante dicho y teniendo en cuenta la situación actual de emergencia sanitaria, el contexto internacional y en la medida en que los beneficios conocidos y potenciales para la salud de la población son superiores a la incertidumbre que pueda existir, esta Administración Nacional recomienda al Ministro de Salud de la Nación avanzar en la Autorización de Emergencia, teniendo en cuenta que la vacuna referenciada en este informe actualmente se presenta como una herramienta terapéutica idónea para que nuestro país baje la mortalidad y reduzca la morbilidad y la transmisibilidad del virus SARS-CoV-2 productor de la enfermedad COVID-1

Ver: “Ampliación informe técnico sobre autorización de uso de vacuna Sputnik V” 19 de enero 2021.www.anmat.gov.ar

¿Podemos confiar en vacunas desarrolladas con tanta rapidez?

Las vacunas contra la COVID-19 se han podido desarrollar en un tiempo récord gracias a importantes avances tecnológicos y a la experiencia adquirida con los coronavirus SARS y MERS. Sin embargo, esto no implica que el proceso no haya sido riguroso y que no se hayan seguido los pasos habituales.

La principal incógnita que queda por despejar como consecuencia de la celeridad con la que se han llevado a cabo los ensayos clínicos es durante cuánto tiempo van a ofrecer protección estas vacunas, ya que en el momento en el que salgan al mercado su eficacia solo estará contrastada por espacio de 6-8 meses.

¿Es seguro ser de las primeras personas en vacunarse?

Todas las vacunas que obtengan regulación van a ser absolutamente seguras, ya que previamente habrán completado las tres fases establecidas en los ensayos clínicos

¿Qué riesgos conllevan las vacunas de la COVID-19? ¿Puede haber efectos secundarios?

El riesgo cero no existe, ni con estas nuevas vacunas, ni con otras vacunas que ya existen en el mercado. Muchas vacunas, incluyendo las de COVID-19, pueden provocar una serie de efectos secundarios leves y pasajeros, como dolor en el brazo, inflamación, cansancio o dolor de cabeza. Y esto es normal. Quiere decir que el sistema inmune está reaccionando.

También pueden darse efectos adversos más graves. Pero si una vacuna se aprueba, es porque ha demostrado tener un buen perfil de seguridad, es decir que el riesgo de este tipo de eventos es muy bajo.

Ahora bien, cuando se empiece a inmunizar a cientos de miles de personas, es posible y esperable que ocurran algunos efectos adversos poco frecuentes que no se habían detectado antes, como por ejemplo reacciones alérgicas. Es cierto, además, que algunas vacunas usan nuevas tecnologías con las que tenemos poca experiencia, por lo que será importante seguir evaluando la seguridad a más largo plazo.

Al final, es una cuestión de evaluar riesgos y beneficios para cada vacuna. Los beneficios de la de COVID-19, en términos de muertes y casos evitados, superan por mucho los riesgos asociados a la vacunación.

Si me vacuné, ¿puedo transmitir el virus?

Todavía es temprano para saber si las vacunas que se están desarrollando ahora solo protegen contra la enfermedad o también sirven para proteger contra la infección, es decir, evitar que nos infectemos e infectemos a otros

¿Cuánto va a durar la inmunidad que confiera la vacuna?

Todavía es demasiado pronto para dar una respuesta rigurosa a esta pregunta. Se está empezando a conocer los datos de eficacia de los ensayos clínicos de fase III de cada una de las vacunas. Posteriormente, será necesario hacer seguimiento para evaluar la eficacia de las diferentes vacunas a lo largo del tiempo.

Es cierto que quedan muchas preguntas aún sin respuesta para estas vacunas. A la población general le aconsejamos recurrir a fuentes confiables y no perderse en detalles de programas televisivos. La comunidad científica mundial está trabajando para resolver esta pandemia y seguramente lo hará.


Agregamos el artículo publicado en la revista The
Lancet en febrero 2, 2021: “Sputnik V COVID-19 vaccine
candidate appears safe and effective”

El artículo concluye así: “The development of the Sputnik V
vaccine has been criticised for unseemly haste, corner
cutting, and an absence of transparency.

But the outcome reported here is clear and the scientific
principle of vaccination is demonstrated, which means
another vaccine can now join the fight to reduce the
incidence of COVID-19.
We declare no competing interests.”


En conclusion: La vacuna Sputnik COVID-19 parece ser
segura y efectiva.


Fuentes consultadas: OMS, Instituto de Salud Global .Barcelona, ANMAT.

¿Qué es una vacuna?

Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos.

El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral.

¿Cómo actúan las vacunas?  Generando una respuesta inmune.

Las vacunas ponen en marcha las defensas naturales del organismo y, de ese modo, reducen el riesgo de contraer enfermedades. Actúan desencadenando una respuesta de nuestro sistema inmunitario, que:

  1. reconoce al microbio invasor (por ejemplo, un virus o una bacteria);
  2. genera anticuerpos, que son proteínas que nuestro sistema inmunitario produce naturalmente para luchar contra las enfermedades;
  3. recuerda la enfermedad y el modo de combatirla. Si, en el futuro, nos vemos expuestos al microbio contra el que protege la vacuna, nuestro sistema inmunitario podrá destruirlo rápidamente antes de que empecemos a sentirnos mal.

¿Cuál es el componente principal de una vacuna?

En definitiva, las vacunas son una forma ingeniosa e inocua de inducir una respuesta inmunitaria sin causar enfermedades.

Nuestro sistema inmunitario está diseñado para recordar. Tras la administración de una o más dosis de una vacuna contra una enfermedad concreta, quedamos protegidos contra ella, normalmente durante años, décadas o incluso para toda la vida. Por eso las vacunas son tan eficaces: en vez de tratar una enfermedad cuando esta aparece, evitan que nos enfermemos.

¿Cómo se desarrollan y prueban las vacunas?

Al igual que los medicamentos, cada vacuna debe pasar por una serie de pruebas amplias y rigurosas que garanticen su seguridad, antes de que se puedan introducir en un país.

El primer ensayo de una vacuna experimental se realiza con animales, con el fin de evaluar su seguridad y sus posibilidades para prevenir la enfermedad. Con posterioridad se realizan ensayos clínicos con seres humanos, en tres fases:

  1. En la fase I se administra la vacuna a un pequeño número de voluntarios, a fin de evaluar su seguridad, confirmar que genera una respuesta inmunitaria y determinar la dosis correcta.
  2. En la fase II, se suele administrar la vacuna a cientos de voluntarios, de los que se hace un seguimiento estrecho para detectar cualquier efecto secundario y evaluar su capacidad de generar una respuesta inmunitaria. En esta fase, algunos voluntarios reciben la vacuna y otros no, lo que permite efectuar comparaciones y extraer conclusiones sobre la vacuna.
  3. En la fase III se administra la vacuna a miles de voluntarios, algunos de los cuales reciben la vacuna experimental y otros no, al igual que en los ensayos de fase II. Los datos de ambos grupos se comparan cuidadosamente para determinar si la vacuna es segura y eficaz contra la enfermedad de que se trate.

Una vez disponibles los resultados de los ensayos clínicos se deben adoptar una serie de medidas que incluyen exámenes de la eficacia, seguridad y fabricación, con miras a obtener las autorizaciones normativas y de salud pública previas a la introducción de la vacuna en un programa nacional de inmunización.

Después de la introducción de una vacuna se mantiene un estrecho seguimiento destinado a detectar cualquier efecto secundario adverso imprevisto y evaluar con más detalle su eficacia en condiciones de uso sistemático.

  1. Fase IV  o fase de farmacovigilancia: Comienza a partir del momento en que se autoriza la comercialización de las vacunas, y están disponibles en el mercado. Es una fase tan estricta como las anteriores. Además de monitorizar las vacunas actuales, se contribuye a mejorar el desarrollo de futuras vacunas

 ¿Qué contiene una vacuna?

Todos los componentes de las vacunas son importantes para garantizar su inocuidad y su eficacia. Estos son algunos de ellos:

• El antígeno: es una forma muerta o debilitada de un patógeno (por ejemplo, un virus o una bacteria) que prepara a nuestro organismo para reconocer y combatir una determinada enfermedad en el futuro.

• Adyuvantes: ayudan a incrementar la respuesta inmunitaria y, así, facilitan la acción de las vacunas.

Conservantes: garantizan que la vacuna mantiene su eficacia.

Estabilizantes: protegen la vacuna durante su transporte y almacenamiento.

¿Son seguras las vacunas?

La vacunación es inocua y, aunque pueda producir efectos secundarios, como dolor en el brazo o fiebre baja, suelen ser muy leves y temporales. Si bien no puede descartarse que ocasionen efectos secundarios graves, estos son sumamente raros.

Todas las vacunas autorizadas son sometidas a pruebas rigurosas a lo largo de las distintas fases de los ensayos clínicos, y siguen siendo evaluadas con regularidad tras su comercialización. Además, los científicos hacen un seguimiento constante de la información procedente de diversas fuentes en busca de indicios de que causen efectos adversos.

Es mucho más probable padecer lesiones graves por una enfermedad prevenible mediante vacunación que por una vacuna. .

 Muchas enfermedades prevenibles mediante vacunación nos pueden matar. Los beneficios de la vacunación superan con creces los riesgos a los que exponen, y sin vacunas habría muchos más casos de enfermedades y de defunciones.

Antioxidantes . Previniendo el envejecimiento.

Son sustancias que evitan o retrasan los daños que generan los radicales libres en el organismo.

Qué son los radicales libres?

Son moléculas inestables que buscan estabilidad modificando ácidos grasos, proteínas y el ADN generando daño celular. Normalmente producimos radicales libres al respirar, metabolizar alimentos y cuando reaccionamos a factores del ambiente.

Tenemos mecanismos que nos permiten deshacernos de estos radicales, pero cuando son insuficientes o la producción es excesiva, se genera estrés oxidativo y daño celular masivo.

Lípidos: los radicales libres generan peroxidación lipídica de ácidos grasos poliinsaturados que componen membranas celulares y son importantes para su funcionamiento normal. El colesterol LDL oxidado, se adhiere a los vasos sanguíneos y aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Proteínas: ciertos aminoácidos que las componen se oxidan y se forman grupos carboxilo que impiden que desarrollen sus funciones con normalidad.

ADN: por oxidación se pueden alterar genes supresores de tumores iniciándose la carcinogénesis.

El estrés oxidativo se asocia a enfermedad cardiovascular, cáncer, artritis, enfermedad respiratoria, deficiencia inmune y otras enfermedades.

Factores que aumentan la producción de radicales libres

Factores internos como inflamación  y externos como contaminación ambiental, exposición a radiaciones solares y pesticidas, el humo del cigarrillo, consumo de drogas, ejercicio en exceso (no me refiero a dos horas tres veces por semana), consumo de alimentos ultra procesados, grasas saturadas, etc.

Acción de los antioxidantes

Neutralizan a los radicales libres y nos protegen del daño celular que ocasionan.

Hay antioxidantes internos y otros externos que encontramos en alimentos y suplementos. El consumo de antioxidantes de fuentes artificiales puede aumentar el riesgo de problemas de salud, es preferible consumir fuentes naturales y seguir una dieta equilibrada. El consumo de frutas y vegetales disminuye el riesgo de enfermedades crónicas.

Cada antioxidante tiene una función distinta por lo que es importante llevar una alimentación variada.

Principales antioxidantes en alimentos

Vitamina A: en lácteos, huevo e hígado. Protege epitelios (piel y mucosas).

Vitamina C: en la mayoría de frutas y vegetales, especialmente en kiwi, repollitos de Bruselas, pimientos, brócoli, frutillas, naranjas, coliflor, espinaca, acelga y tomate. Junto con la vitamina E previenen la peroxidación lipídica evitando la oxidación de las LDL y previene el daño del ADN relacionado a distintos tipos de cáncer. La vitamina C es termolábil y una parte se pierde por cocción.

Betacaroteno:  principalmente en zanahoria, zapallo y espinaca. Actúa neutralizando especies reactivas de óxigeno y otros radicales libres.

Vitamina E: en aceites vegetales, fruta seca y semillas. Previene la oxidación de las membranas celulares.

Licopeno: en tomates, sandía, pomelo rosado, salsas y jugo de tomate. El consumo frecuente de alimentos con licopeno ha demostrado disminuir significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular según numerosos estudios. Es antioxidante, antiinflamatorio, antiaterogénico, cardioprotector y tiene efecto antiplaquetario. Es uno de los antioxidantes más potentes y más estudiados junto a los arándanos.  Neutraliza especies reactivas de oxígeno, y reduce el daño a proteínas. Lípidos y al ADN.

El licopeno se vuelve más disponible con la cocción por lo que su nivel es mayor en la salsa de tomate que en el tomate fresco.

Selenio: en pescados, mariscos, cereales integrales, carnes rojas, pollo, hígado, ajo y quesos tipo Parmessano. Esta relacionado a la síntesis de enzimas antioxidantes (antioxidantes internos).

Polifenoles: son compuestos naturales con efectos antioxidantes directos e indirectos a traves de la modulación de la actividad de diferentes enzimas. Tienen acción antiinflamatoria y se asocian a la prevención de enfermedades cardiovasculares. Los más estudiados son los que se encuentran en el cacao amargo, té verde, café, uvas y otros frutos rojos, aceite de oliva, frutos secos, vino tinto y soja.

También se encuentran en distintos condimentos aunque no se suelen consumir en gran cantidad: clavo de olor, menta, anís estrellado, canela, jenjibre, cúrcuma, pimienta, azafrán, ajó, orégano, comino, etc.

Cómo aumentar el consumo de antioxidantes?

  1. Incluir frutas y vegetales en todas las comidas.
  2. Ingerir una taza de café o té verde al día.
  3. Utilizar especias para condimentar alimentos.
  4. Comer una ración de fruta seca al día.

Vitamina D. ¿Para qué sirve? ¿Cómo la obtengo?

En cantidades fisiológicas, la vitamina D tiene múltiples funciones en el mantenimiento de la salud, de las cuales la más conocida es el metabolismo óseo. Otros beneficios de esta vitamina tienen que ver con la regulación de la respuesta inmune y el sistema cardiovascular y se postula un efecto protector sobre algunos tumores.

Un 90% de la síntesis de vitamina D tiene que ver con la exposición solar habitual (lo que no es lo mismo que tomar sol). La Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo (SAEM) recomienda una exposición saludable, a los fines de sintetizar Vit D.

Qué entendemos por una exposición saludable?

Consiste en exponer sin protector solar la piel de brazos y piernas solo por 10 a 15 minutos 3 veces por semana, protegiendo la cara orejas y cuero cabelludo con protector solar. Este nivel de exposición puede lograrse al realizar tareas cotidianas y trasladarnos al aire libre sin necesidad de tomar sol. Sin embargo, aunque las personas tengan un nivel aceptable de exposición solar, no todos responden igual y hay individuos más propensos a tener déficit de vitamina D.

Quienes son más propensos a tener déficit de vitamina D?

Los adultos mayores, los obesos, los que tienen la piel más oscura, los lactantes, pacientes con by pass gástrico o síndromes de malabsorción, enfermos con insuficiencia renal o hepática y otras enfermedades así como los que consumen algunos medicamentos como los anticonvulsivantes.

 Además hay variaciones climáticas, estacionales y de estilo de vida. La vitamina D se sintetiza por UVB (solo 10% de la radiación es UVB). Esta radiación es baja en invierno y fuera de las horas centrales del día, sobre todo en países alejados del Ecuador. Es decir que en invierno es casi imposible sintetizar una cantidad suficiente de esta vitamina por exposición al sol.

La deficiencia de vitamina D es muy común. Se ha detectado más de 40% de los habitantes de EEUU y se calcula que 1000 millones de personas de todas las edades alrededor del mundo (1 c/7 personas) carecen de niveles óptimos de vitamina D.

Qué se puede recomendar a los pacientes que tienen déficit de vitamina D?

Aumentar la exposición solar para conseguir más vitamina D  es  una elección controvertida, porque los beneficios que se obtienen de la vitamina quedan anulados por el aumento en el riesgo de cáncer de piel. Además, la síntesis no es igual en todas las personas y no se puede medir con exactitud cuanta vitamina se genera por el sol.

La Academia Americana de Dermatología recomienda obtener la vitamina D de una dieta sana que incluya alimentos naturalmente ricos el vitamina D, alimentos y bebidas fortificados con vitamina D y/o suplementos de vitamina D.

La ingesta diaria recomendada varía con la edad:

0-1 años: 400UI
1-70 años: 600UI
Mayores 70: 800 UI

Los alimentos que la contienen son: pescados de mar como el salmón rojo, sardina, caballa, anchoa y atún. La leche entera, queso, huevos, hígado, hongos shitake y aceite de hígado de bacalao.

Existen alimentos comerciales fortificados con vitamina D como cereales, jugo naranja, lácteos.

Actualmente, en los pacientes en riesgo de padecer déficit de vitamina D, se recomienda dosar en sangre su valor. Sin embargo no hay evidencias de su recomendación para la población general. La cantidad saludable en sangre: 30 ng/ml. Si se confirma su insuficiencia (menor de 30 ng/ml ) o deficiencia (menor de 20 ng/ml) el tratamiento con suplementos orales de vitamina D se hace en forma de gotas , comprimidos o ampollas bebibles.

Por otro lado, algunos especialistas en metabolismo óseo recomiendan (para los pacientes con riesgo de déficit de vitamina D), la suplementación directa en invierno sin necesidad de medir los niveles sanguíneos.

Existen alimentos comerciales fortificados con vitamina D como cereales, jugo naranja, lácteos.

Actualmente, en los pacientes en riesgo de padecer déficit de vitamina D, se recomienda dosar en sangre su valor. Sin embargo no hay evidencias de su recomendación para la población general. La cantidad saludable en sangre: 30 ng/ml. Si se confirma su insuficiencia (menor de 30 ng/ml ) o deficiencia (menor de 20 ng/ml) el tratamiento con suplementos orales de vitamina D se hace en forma de gotas , comprimidos o ampollas bebibles.

Por otro lado, algunos especialistas en metabolismo óseo recomiendan (para los pacientes con riesgo de déficit de vitamina D), la suplementación directa en invierno sin necesidad de medir los niveles sanguíneos.

RECUERDE

  • Un nivel de exposición menor alcanza para sintetizar Vitamina D. (brazos y piernas solo por 10 a 15 minutos 3 veces por semana, protegiendo la cara orejas y cuero cabelludo con protector solar).
  • La exposición no garantiza el aumento de la Vitamina D porque puede variar por factores individuales. Como ejemplo, influyen : la edad, el sobrepeso, el color de la piel y algunas enfermedades
  • Recuerde incorporar en la dieta alimentos ricos en vitamina D
  • Siempre hay que valorar el riesgo de cáncer de piel: si el riesgo es muy elevado, puede justificar la prohibición total de exposición.
  • Consultar al médico y a la nutricionista para evaluar suplementación.

Fuente: Sociedad Argentina de Dermatología

La importancia de tomar agua

Es importante beber la cantidad suficiente de agua para estar sano, pero…

¿Cuánto beber? ¿Qué conviene beber? ¿Por qué necesitamos Agua?

Aproximadamente el 60% de nuestro cuerpo es : Agua!

Funciones del agua en nuestro cuerpo:

Regulación de la temperatura , transporte de nutrientes y componentes de la sangre, eliminación sustancias de deshecho por orina. En las articulaciones actúa como lubricante y absorbe choques.

El agua se pierde por orina y sudor, también perdemos pequeñas cantidades al respirar así como también por evaporación a través de la piel.

Para prevenir la deshidratación éste fluido debe ser reemplazado con líquidos que obtengo de bebidas y alimentos.

¿Qué pasa si te deshidratas?

Si el consumo es insuficiente nos deshidratamos. Se ha comprobado que la pérdida de tan solo el 1% del agua de nuestro cuerpo, puede afectar las funciones psíquicas y físicas, las cuales empeoran al aumentar el grado de deshidratación.

¿Cuáles son los síntomas de una deshidratación leve?

  • Boca seca, dolor de cabeza y dificultad de concentración.

El primer en registrarlo es el riñón,que actúa, reduciendo la pérdida de líquido por medio de una orina más concentrada y, por lo tanto, más oscura.

  • Por el color de tu orina podes saber si estás bien hidratado:

Debe ser color amarillo claro, si es más oscura, es probable que necesites liquidos.

La sed aparece cuando el cuerpo ya está un poco deshidratado. Es muy importante incorporar líquidos si estas sediento.

¿Cuanto líquido necesito?

Depende de muchos factores, incluyendo el clima, la actividad física y la edad. La guía británica Eatwell Guide( www.nhs.uk/live-well/eat-well/the eatwell-guide) sugiere 6 a 8 vasos de líquido diarios. Ésto excluye bebidas con alcohol.

¿Qué pasa si bebo demasiado liquido?

Es posible que en mi afán de hidratarme beba agua en exceso. Si bien es raro, es peligroso.

El cuerpo no puede librarse rápidamente del exceso de líquido y los niveles de sodio en sangre se diluyen hasta ser peligrosamente bajos.

¿Qué me conviene beber?

Toda bebida no alcohólica aporta hidratación, incluso algunas aportan vitaminas y minerales, sin embargo la mejor bebida es el agua porque es un fluido sin calorías extra y sin azúcares que pueden dañar tus dientes

Recordemos que la comida también hace su aporte. En promedio, un 20% del aporte total diario de agua provienen de los alimentos. Entonces, aquí tenemos un extra, además de los 6 a 8 vasos de líquidos.

¿Todos necesitamos igual cantidad de agua?

Las necesidades son variables en relación al clima y la actividad física, pero hay edades donde poner mayor atención: niños y adultos mayores.

CORONAVIRUS – ¿Cómo proteger mis manos del lavado frecuente?

Lavarse las manos con agua y jabón siempre fue una indicación sencilla y efectiva para combatir infecciones. Es primordial en estos tiempos para eliminar los virus que pueda haber en su superficie y no contagiarnos al tocarnos los ojos, la boca y la nariz.

Pero, tanto el uso del jabón o detergente y el exceso en la frecuencia del lavado pueden lastimar nuestras manos.

La piel está compuesta por tres capas, la más superficial, capa cornea, está provista de un factor natural de hidratación (FNH) que mantiene el balance de agua dentro del estrato córneo y una capa grasa o lipídica que puede ser dañada con el lavado frecuente.

El contacto repetido con los disolventes orgánicos reduce la cantidad total de lípidos de la piel dando lugar a hiperqueratosis (engrosamiento de la piel), onicorrexis (uñas débiles y quebradizas) y xerosis (sequedad excesiva).

Tambien la piel se vuelve gruesa (liquenificación) como modo de defensa.

Las pieles de personas con alergias o atópicas y las de edad avanzada, tienden a sufrir más en estas circunstancias.

Entonces: Sin descuidar el lavado, debemos fijarnos que producto nos conviene usar.

¿QUE DEBO SABER?

¿JABON o SYNDET?

Los jabones se introdujeron hace 100 años y se convirtieron en el primer producto de limpieza personal. Los syndet se introdujeron hace 50 años y contienen 1/4 de loción humectante y surfactantes ligeros y sintéticos (en inglés synthetic detergent). Su PH es más bajo que el de los jabones.

Los syndet serán nuestra opción preferida para la higiene cutánea de pieles sensibles.

Es importante recordar que no siempre debe relacionarse espuma con limpieza; existen productos que, aunque no tengan mucho poder espumante, producen una buena higiene, sobre todo en casos de piel sensible o de bebés.

¿SON MEJORES LOS JABONES ANTIBACTERIALES?

Una barra de jabón tradicional cumple con todas las condiciones necesarias para ejercer esta función. El hecho de ser o no antibacterial, no lo hace más efectivo.

¿QUE TEMPERATURA DE AGUA DEBERía UTILIZAR?

Bañarse en agua caliente no proporciona ninguna protección contra la COVID-19. Con independencia de la temperatura del agua de la bañera o la ducha, la temperatura corporal continuará siendo de 36,5 °C a 37 °C. De hecho, si el agua está muy caliente puede uno quemarse.

EL SECADO

El secado de las manos no solo elimina la humedad, también involucra fricción, que reduce aún más la carga microbiana y la transferencia de microorganismos.

Las toallas de papel descartable son el método más higiénico para secarse las manos.

Los aparatos de secado por aire pueden aumentar la dispersión de partículas y microorganismos en el aire, y así contaminan el ambiente.

Los rollos de tela tampoco se recomiendan, ya que cuando la tela llega a su fin se reutiliza, y eso puede ser una fuente de patógenos que se transfieren a nuestras manos limpias.

¿QUE HUMECTANTE DEBERIA USAR?

Un buen humectante provee:

Hidratantes para compensar la pérdida del factor natural de hidratación.

Lípidos para rellenar los perdidos en la capa córnea por la alteración de la barrera cutánea.

Para aumentar su efectividad un hidratante debe contener humectantes y emolientes.

Los emolientes pueden estar compuestos por aceites vegetales o minerales, manteca vegetal (cacao), alcoholes, ácidos grasos, ésteres, triglicéridos y ceramidas.

Las ceramidas son muy efectivas por su alta concentración de lípidos cutáneos, se usan en concentraciónes del de 20% al 40%.

Los agentes higroscópicos como hidroxiácidos, ácido láctico, urea y glicerol atraen agua al estrato córneo.

La piel normalmente hidratada resiste la irritación por productos y es menos susceptible a lastimarse.

Entonces:

  • Lavar las manos con agua y jabón al llegar a casa, antes de manipular alimentos o después de usar el inodoro.
  • Usar productos que no sean agresivos para nuestra piel, por ejemplo, jabones sin perfumes, con PH neutro o productos syndet.
  • El alcohol en gel es aceptable solo si no hay agua y jabón disponibles. Si utilizas un desinfectante para manos, asegúrate de que el producto contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • No es necesario usar agua caliente.
  • Secar las manos, de preferencia, con toallas de papel.
  • Cortar las uñas: evitar dejarlas largas por la dificultad de realizar una higiene adecuada.
  • La crema hidratante, emoliente en forma reiterada nos va a ayudar a mantener la humectación. Se puede utilizar siempre después del lavado.
  • Es aconsejable usar guantes para las tareas del hogar, para evitar que los productos lastimen la piel.
  • Si la piel ya está dañada, ya sea por el uso excesivo del jabón o por una piel delicada de base que empeoró por los lavados frecuentes: No pruebes recetas caseras.
  • Consultá a tu dermatóloga.