Hablemos de enfermedades de transmisión sexual…

¿Qué son las verrugas genitales?

Las verrugas genitales o condilomas acuminados son lesiones verrugosas que aparecen en la zona genital.

Su origen es el virus papiloma humano o HPV. Éstos son un grupo de virus muy comunes en todo el mundo.
La infección por el virus del papiloma humano (HPV) es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes.
Existen más de 100 tipos de HPV, de los que al menos 15 son de alto riesgo oncogénico y los más comunes son el 16 y el 18.
Alrededor del 75% de los tipos de HPV causan verrugas de la piel (a menudo en los brazos, el pecho, las manos y los pies). Éstas verrugas son comunes, ¿quién no tuvo una verruga en piel en el transcurso de su vida?

El otro 25% de los tipos se consideran HPV de las mucosas, también son llamados HPV tipo genital (o anogenital), ya que a menudo afectan el área anal y genital.

Se transmiten principalmente a través del contacto sexual, sea a través del sexo vaginal, oral o anal. La mayoría de las personas se infectan poco después de iniciar su vida sexual. Sin embargo, sabías que no es necesario que haya una relación sexual con penetración para que se produzca la transmisión. Se ha reconocido que el contacto directo piel con piel de la zona genital es también es un modo de transmisión.

Es importante saber que la mayoría de la gente infectada con el HPV no sabe que ha contraído esta infección porque no siempre desarrolla verrugas genitales, pero, si el virus sigue estando en su organismo, puede provocar daños. Esto significa que gente con el HPV lo puede trasmitir a otras personas sin saberlo.

¿El cáncer uterino está en relación con estas verrugas genitales?

Aparte de las verrugas genitales, la infección por el HPV también puede causar otros problemas, tanto en los chicos como en las chicas.

  • En las chicas, puede causar problemas en el cuello del útero que pueden evolucionar a un cáncer de cuello del útero. Una infección por el HPV también puede crear un cáncer de vagina, vulva, ano, boca o garganta.
  • En los chicos, una infección por el HPV puede crear un cáncer de pene, ano, boca o garganta.

Sin embargo, un pequeño porcentaje de las infecciones por determinados tipos de HPV pueden persistir y convertirse en cáncer, son aquellas infecciones por tipos de HPV más agresivos.

Hay que saber que los tipos de HPV que producen los condilomas o verrugas genitales, suelen ser de bajo riesgo, generalmente el tipo 6 y 11. Si bien esta enfermedad raramente es mortal, el número de recidivas puede ser considerable. Las verrugas genitales son muy frecuentes y contagiosas.

¿Me sirve la vacuna contra el HPV para las verrugas genitales?

Vacunarse contra este virus es un paso importante para prevenir la propagación de este virus.

Una de las vacunas disponibles en Argentina es Gardasil® del laboratorio MSD, se compone de 4 genotipos de HPV, dos de alto riesgo el 16 y 18 y dos de bajo riesgo, pero que son causantes de verrugas genitales, como son el tipo 6 y el 11.

La otra vacuna es Cervarix® del laboratorio GSK. Se compone de los dos genotipos oncogénicos más frecuentes el 16 y 18.

Gardasil® está indicada en Argentina para ambos sexos, de 9 a 26 años, para la prevención de verrugas genitales, asociadas a los HPV 6 y 11 y a lesiones epiteliales cervicales de alto grado asociadas a HPV 16 y 18.

Cervarix® está indicada en Argentina para mujeres de 10 a 45 años, para la prevención de lesiones epiteliales cervicales de alto grado, asociadas a los HPV 16 y 18. También ha demostrado protección para la infección persistente de otros genotipos asociados a lesiones oncogénicas.

Por eso, los médicos recomiendan que todos los chicos y todas las chicas se pongan esta vacuna a las siguientes edades:

  • Chicas: desde los 11 o 12 años hasta los 26
  • Chicos: desde los 11 o 12 años hasta los 21

En caso necesario, ambos sexos se pueden vacunar a partir de los 9 años.

Las vacunas funcionan mejor si se administran antes de la exposición a los HPV, cuando la mayoría de ellas todavía no han iniciado su actividad sexual.

Con respecto a las personas de más de 26 años, la última recomendación de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), sugiere vacunar contra HPV a personas de entre 27 y 45 años con condiciones de base o con factores que los pueden hacer más vulnerables a la infección como tener diabetes, haber recibido un trasplante, tener enfermedad autoinmune como artritis reumatoidea o lupus, entre otros. Además, se aconseja “considerar” la vacuna en personas de entre 26 y 45 años sin factores o condiciones predisponentes. 

¿Son seguras las vacunas contra el HPV?

Todas las vacunas contra el HPV fueron probadas en miles de personas alrededor del mundo antes de ser aprobadas. Además, las vacunas siguen siendo monitoreadas constantemente por seguridad. Los efectos secundarios comunes y leves incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas y mareos.  Algunas veces puede que haya dolor y enrojecimiento en el lugar donde se aplica la inyección.

¿Cómo puedo protegerme contra el HPV?

Para las personas sexualmente activas, los condones ofrecen cierto grado de protección contra el HPV. Los condones no pueden prevenir completamente las infecciones porque las verrugas (que pueden ser difíciles de ver a simple vista) pueden encontrarse fuera del área cubierta por el condón, y el virus puede infectar a la gente incluso cuando la persona infectada no tiene verrugas. Además, los condones se pueden romper.

Tené en cuenta que las espumas, cremas y geles espermicidas tampoco protegen contra el HPV ni contra las verrugas genitales.

Si tenés verrugas genitales o te preocupan las enfermedades de transmisión sexual, comunícate con nosotros que podemos orientarte.


Fuentes:

Recomendaciones sobre vacunas. Actualización 2019. Sociedad Argentina de Infectología: https://www.sadi.org.ar/guias-recomendaciones-y-consensos/item/797-recomendaciones-sobre-vacunas-actualizacion-2019